El monstruo (versión 2)

El monstruo se agachó para pasar por la puerta y caminó por el pasillo. Los muchachos y las muchachas lo saludaron como todas las mañanas: “Buenos días, Señor Gutiérrez”. Una vez en su despacho llamó a la secretaria. La chica entró y tomó asiento.

“Paulina, por favor anote”, dijo el monstruo, y lanzó un largo rugido. Salpicó las paredes con su flema negra y levantó un viento de ciclón que arrancó lámina tras lámina la madera prensada de los muebles.

La secretaria anotó, impoluta y serena: “Llamar a la Cámara. Llamar al Contador. Reclamar el estado de cuenta de Frigosur. Preparar los formularios de B.P.S.”.

El monstruo hizo una pausa. Se había agotado, respiraba con un horrible ruido de fuelles, las garras le temblaban. Tosió y se metió una garra en el hocico, la hundió hasta la garganta y sacó despacio, adherido a una saliva densa y oscura, un antiguo soldadito de plomo.

Dejó el soldadito sobre el escritorio. Lo consideró un momento,  inquieto, y miró a Paulina, pero ella no había visto nada.

“Paulina…”

“Sí, Señor Gutierrez”

El monstruo aulló de nuevo, barrió con una garra el teléfono y la lámpara, sacó de un cajón una pluma fuente y se la clavó en el pecho hueco hasta perderla de vista sin resultado alguno. Se hundió las garras en las costillas y las abrió con un lento crujir de momia, se rajó el viente y vertió unas pocas tripas tristes sobre la mesa, las revolvió, como si buscara algo, con tal agitación que las paredes temblaron y las lámparas se mecieron al ritmo de su respiración. Hurgó con la garra dentro del pecho, con aire confundido. De pronto las piernas le fallaron y cayó al suelo. Con la sacudida las estanterías cedieron y todos los biblioratos se desparramaron.

El monstruo se arrastró entre incomprensibles cantidades de documentos y registros en un intento de alcanzar las piernas de la chica, se estiró hasta casi tocarlas y le parecía imposible que la muchacha no le sintiera la sombra, pero desistió y quedó tendido un rato, se durmió dos segundos y de repente dio con el puño en el suelo y con un esfuerzo inimaginable y en un silencio tan profundo como angustioso, se empezó a levantar. Se sostenía con una garra las tripas y con la otra se cubría el vacío donde alguna vez había debido tener el corazón.  La secretaria respiraba en un silencio perfecto. El monstruo se acercó y arrimó el hocico a su cuello perfumado.

“¿Llamo a la Cámara?”, preguntó la muchacha.

El monstruo tardó en asimilar las palabras. Contestó con su último aullido, más agudo y doloroso que todos los anteriores. El cielorraso se partió y cayó a pedazos, y por un largo rato no hubo otra cosa que una nube de polvo de yeso.

Paulina se retiró, llamó a la Cámara y pasó la llamada, como todas las mañanas, pero el teléfono sonaba y nadie lo atendía. Excepto por la ventana abierta y la ausencia de Gutiérrez, todo estaba en su lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s