Orson

Orson Welles en el infierno hace un re-make de Citizen Kane. El Diablo ha conseguido suplantar al maquillador y está muy contento con su trabajo. Hacen las escenas en orden cronológico. Se vuelven locos, pero están en el infierno y no les importa. A medida que la peli avanza Orson se parece cada vez más a Johnny Depp. Johnny se despierta empapado en sudor y llama a Tim Burton, le cuenta el sueño. Tim Burton le dice que el sueño es muy interesante, si por él fuera hablaría de esto todo el día, pero debe colgar porque llegaron los pintores. Miente: Tim está absorto revolviendo la estopa que le sale de la barriga abierta. Agarra el retrato de Helena Bonham Carter, le dice: “Helena, estoy muriendo, mira, Helena: me sale estopa de la barriga”, y Helena, quieta en el retrato, espera a verlo morir y entonces llama por teléfono al infierno. El Diablo atiende con el manos libres porque está maquillando a Orson.  Tim ha muerto, dice ella. El Diablo, que no es Jack Palance, pero se parece, responde: “ese imbécil para acá no viene. Cuelga. ¿Quien era?, pregunta Orson. Nadie, dice el Diablo. ORSON.jpg